Historia de la Medicina Veterinaria en Colombia

 

 

La historia de la Medicina Veterinaria en Colombia, se inicia con la llegada al país del Doctor Oton Felipe Brown, veterinario alemán, que se destacó en varias batallas de la independencia y mereció del Libertador el grado de Gran Mariscal de Montenegro. El 12 de Junio de 1884 llega a Colombia el sabio profesor e investigador francés y discípulo de Pasteur: Doctor Claude Vericel.

La Medicina Veterinaria debe a los sabios Carrasquilla y Triana, el invaluable servicio de haber gestionado la traída al país del Doctor Vericel, preocupados por la aparición de una enfermedad en los animales de consumo humano y que se pensaba era una tuberculosis, con grave peligro para la salud pública.

El doctor Vericel llegó al país en 1884, en 1885 fundó y dirigió la primera "Escuela Oficial de Veterinaria" anexa a la Facultad de Medicina y Ciencias Naturales que funcionó hasta 1889, año en que fué clausurada con motivo de la guerra civil.

De la Escuela de Vericel se formaron los primeros veterinarios: Federico Lleras Acosta, Ismael Gómez Herran, Jorge Lleras Parra, Ifigenio Florez, Delfin Licht, Marcelino Andrade, Moises Echeverría, Epifanio Forero, Amadeo Rodriguez, Jeremias Riveros, Ignacio Florez y Juan de la Cruz Herrera (Panameño).

De los discípulos del doctor Vericel algunos llegaron a ser hombres notables en el país como Federico Lleras Acosta, Ismael Gómez Herran, Jorge Lleras Parra, Ifigenio Florez e Ismael Gómez Herran.

La Academia Nacional de Medicina, en un homenaje tributado al Doctor: Federico Lleras, el académico doctor Guillermo Rueda Montaña, anotó: "Graduado en Veterinaria Científica en Colombia, Lleras Acosta, se dedicó al conocimiento y práctica del laboratorio aplicado a la clínica. Se dice que para ello fue inducido por el mismo Vericel, dado que tales prácticas eran muy poco frecuentes en Colombia. El hecho es que Lleras fundó un Laboratorio Clínico -el primero- y durante muchos años el único en Bogotá".

Jorge Lleras Parra, organizó y fue director del parque de vacunación hasta su muerte en 1945. En 1897 la epidemia de viruela se desató con violencia en el país. La junta central de higiene de Bogotá, para tomar medidas de emergencia, solicitó permiso al Doctor Vericel para preparar la vacuna, en la Escuela de Veterinaria. Pero lo más importante de destacar es, que según los procedimientos empleados por el Doctor Lleras Parra, logró mantener la cepa inicial activa y sin contaminación durante 47 años, y fue el primero en demostrar que los pases por equinos, constituyen la única forma de reactivación del virus y que el intercambio de cepas usado en esa época en los centros de producción de vacuna, contra la viruela humana, no tenía razón para reactivar el virus y tal vez lo único que se obtenía era cambiar la flora microbiana de las costras que no era de lo que se trataba.

En 1905, aparece en el país el Carbón Sintomátlco. El doctor Vericel hace el estudio clínico y anatomapatológico y su discípulo Lleras Acosta aisla el agente causal y prepara la primera vacuna contra la enfermedad.

La obra del doctor Vericel en favor del país, perdurará para siempre; además de sus trabajos científicos, organizó los servicios de inspección de carnes y productos alimenticios de Colombia, fue el iniciador de la importación de las razas Normando y Charollais y en ovinos la raza Ramboullet.

Sus discípulos obtuvieron autorización del Gobierno para la fundación de esta Facultad la cual debía ser continuación de la primera escuela fundada por Vericel.

La Facultad creada por la Ley 44 de1920, inició sus labores académicas en el año de1921 en un pequeño local de la Facultad de Ciencias Agronómicas situado en la calle 4a. y un grupo de meritorios profesores que con gran espíritu, amor y desinterés por la profesión concurrieron a las cátedras: integrado por, Federico Lleras Acosta, Roberto Plata Guerrero, Ismael Gómez Herran, y Charles Novack, Leslie Tavares, Pedro María Chavarría y Delfin Licht.

La iniciativa de crear una "Escuela Nacional de Veterinaria" fue lanzada por el entonces director Nacional de Higiene doctor García Medina, en su informe anual presentado al Congreso en 1920. Acogiendo esta idea expuesta y defendida con valederos argumentos el doctor Jóse A. LLorente, representante por el departamento de Nariño, presentaba a la cámara de Representantes en su sesión del día 9 de agosto del mismo año un interesante proyecto de Ley por el cual se creaba una "Escuala Nacional de Veterinaria", proyecto que fue entregado para su estudio a una Comisión del seno de la misma Cámara de Representantes.

Algunos dias más tarde, el 12 de Agosto, el entonces ministro de agricultura doctor Jesús del Corral, entregó a la cámara para su estudio un proyecto de Ley, que tuvo origen en la misma fuente en que se generó el del doctor Jóse A. Llorente, es decir, en el informe del Dlrector Nacional de Higiene y Salubridad,
doctor García Medina, en cuyas páginas se dejó establecida como inaplazable necesidad del país, la creación de una Escuela Nacional de Veterinarla. El proyecto del Ministro de Agricultura fué aprobado en primer debate, dos dias más tarde y pasado a estudio de la misma comisión que había recibido el del doctor
Llorente.

La Ley definitiva quedó asi: (LEY 44 DE 1920)

ARTICULO1°. Créase en la capital de la República una Escuela Nacional de Veterinaria, en la cual se dictarán las enseñanzas teóricas y práctlcas para formar médicos veterinarios de acuerdo con las necesidades de la industria pecuaria de la nación y del servicio de Higiene Pública.

La letra de este artículo se conservó del proyecto presentado por el ministro, pero se le restó la dependencia del Ministerio de Agricultura y Comercio, que tanto este proyecto como el del doctor Llorente solicitaban para la Escuela Nacional de Veterinaria.

Se conservó de esta manera, tácitamente, el principio legal pre-existente en reglamentación del precepto constitucional que establece como facultad del Gobierno la de dirigir toda la enseñanza, y que la ley la señala taxativamente al Ministerio de Educación Pública.

ARTICULO 2ª. El gobierno organizará dicha escuela con el personal docente que sea necesario y podrá contratar en el extranjero el que sea indispensable.

Parágrafo: Las clases correspondientes a la enseñanza teórica se darán en la Escuela de Medicina o en la de Agricultura, si a juicio del Ministerio de instrucción Pública no presenta inconveniente esta medida.

El artículo se conservó casi en su texto, del proyecto original del doctor Llorente, y el parágrafo entró como disposición nueva, no contemplada en ninguno de los proyectos anteriores. A este fin el legislador, intentó aprovechar para el mejor éxito de los estudios iniciales, organizaciones científicas ya existentes, de suerte
que el estudiantado tuviera una enseñanza eficiente, tal como lo venían haciendo los médicos y agrónomos, en cátedras regentadas por profesores de reconocida competencia. No olvidó sin embargo, la posibilidad de que el aumento de personal, en forma indiscriminada a tales establecimientos, podría ocasionar inconvenientes desde el punto de vista docente o administrativo en las escuelas preexistentes, y en tales condiciones dejó a juicio del Ministerio de Instrucción Pública la adopción de cualquier medida al respecto.

ARTICULO 3o. Las enseñanzas de bacteriología relacionadas con veterinaria podrán dictarse en el Laboratorio Nacional de Higiene.

En este artículo se siguió el original del proyecto del Ministro de Agricultura doctor Del Corral, y tenía como mira aprovechar para los fines de la enseñanza de bacteriología veterinaria, los excelentes laboratorios y dotaciones adquiridos por el Gobierno.

ARTICULO 4o. El Gobierno concederá becas en la Escuela de Veterinaria a razón de dos por cada departamento; dos por la Intendencia del Chocó y una por cada una de las demás Intendencias y Comisarias a jóvenes pobres, convenientemente preparados para hacer los estudios respectivos, y de sanas costumbres.

En relación con este artículo, primó un interés regional, que aspiraba a dos becas por departamento, considerando igualmente que catorce estudiantes no era suficiente personal para iniciar el estudio de esta profesión cuyos frutos esperaba casi con angustia el país. El mismo número se conservó para la intendencia
del Chocó y se le asignaron sendas becas a las demás Intendencias y comisarías. En su mayor parte, a excepción del número, el criterio se orientó con el artículo original del proyecto del Representante Llorente. Una razón fundamental tuvo el legislador al conservar la condición de sanas costumbres ya que, considerando que se trataba de una profesión nueva llamada a prestar altos y significativos servicios al país, era indispensable esta prescripción para dar pie al principio básico de ética profesional que ha prevalecido invariablemente entre los veterinarios con que hoy cuenta el país.

ARTICULO 5o. El gobierno tomará las providencias dal caso a fin de adaptar la finca que posee la Nación en el municipio de Madrid (Comprada al señor Juan N. Valderrama) para establecer una granja modelo y fundar en ella la Escuela de Veterinaria, de que trata la presente ley. Mientras se hace tal adaptación se
autoriza al Gobierno para tomar en arrendamiento los locales qua sean necesarios a fin de que la escuela comience a funcionar lo más pronto posible.

Este artículo se Introdujo como nuevo, no considerado en los proyectos originales. Con él, indicó claramente el legislador el interés que tenía por darle la mejor dotación inicial a la Escuela Nacional Veterinaria, y su deseo, de que las labores de esta nueva Institución se iniciaran tan pronto como fuera posible.

No se ha logrado averiguar qué suerte corrió el mandato del legislador que asignaba una magnifica y adecuada propiedad para esta granja de la Escuela de Veterinaria, que seria, aún hoy, de imponderable importancia para el desarrollo de nuevos planes dentro de las enseñanzas médico-veterinarias y zootécnicas. Es probable que posterior determinación del legislador haya dedicado esta propiedad a fines distintos, pero no se ha logrado adelantar nada en la Investigación seguida para saber si subsiste dentro del orden legal el derecho asignado por la Ley 44 de1920 a la Escuela Nacional de Veterinaria sobre esta importante finca raiz.

ARTICULO 6°. La suma necesaria para dar cumplimiento a esta ley, que el Gobierno reglamentará, se votará en los respectivos presupuestos.

Este artículo fue Conservado del proyecto del doctor Llorente.

Dada en Bogotá, a 26 de Octubre de 1920.

El Presidente del Senado, Miguel Arroyo DÍaz

El Presidente de la Cámara de Representantes Vicente Andrade J.

El Secretario del Senado Julio D. Portocarreño

El Secretario de la Cámara de Representantes Fernando Restrepo B.

Poder ejecutivo. Bogotá Octubre 28 de 1920.

PUBLIQUESE Y EJECUTESE.

Marco Fidel Suárez, Presidente

Miguel Abadía Mendez., El Ministro de Instrucción Pública

La Ley 68 de1935 organiza la Universidad Nacional y con vigencia el 1 de Abrll de 1936 incorporó la Escuela de Veterinaria a dicha Institución.

Normatividad Plan de Estudios. Desde la creación de la carrera se han tenido diferentes planes de estudios reglamentados mediante acuerdos del Consejo Superior, siempre buscando una formación integral en los estudiantes. El plan de estudios vigente está reglamentado mediante Acuerdo 270  de 2008 del  Consejo Académico, Resolución 47  de 2008 de Vicerrectoría Académica y Resolución 185  de 2008 del Consejo de Facultad.

 

Temas relacionados

[-Claude Vericel-]
[-Ley 44 de 1920-]
[-Decanos-]
[-Reconocimientos]
[-Historia de la Zootecnia]

 

 

   
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutierréz
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright